Grupos

GURDJIEFF – Grupos de estudio de Cuarto Camino

Reuniones:

Martes de 19:00 a 21:00 hs. en Floresta.
Miércoles de 19:00 a 20:30 hs. en Colegiales.
 
Grupos de estudio preparatorio con las siguientes metas:
  • Abordaje a enseñanzas de Gurdjieff y sistema de Cuarto Camino.
  • Estudio de toda su obra, centrándose principalmente en «Relatos de Belcebú a su Nieto».
  • Ejercicios y prácticas de recuerdo de sí.
  • Ejercicios y prácticas para el desarrollo de la atención.

Informes e inscripciones:
(011) 155-643-1175

Dijo Gurdjieff sobre sus grupos:
 
<<Un grupo es el comienzo de todo. Un hombre solo no puede hacer nada, no puede alcanzar nada. Un grupo realmente dirigido al menos tiene una posibilidad de llegar a resultados que un hombre solo nunca podrá alcanzar… Usted no se da cuenta de su propia situación (ni la mayoría de las personas). Usted está en una prisión. Todo lo que puede desear, si es sensato, es escapar. Pero ¿cómo escapar? Es necesario atravesar murallas, cavar un túnel. Un hombre solo no puede hacer nada. Pero supongamos que sean diez o veinte que trabajen ayudándose los unos a los otros, pueden acabar el túnel y escapar… Más aún, nadie puede escapar de la prisión sin la ayuda de aquellos que ya han escapado. Sólo ellos pueden decir cómo es posible la evasión y hacer llegar a los cautivos las herramientas que necesitan. Un prisionero aislado no puede encontrar a dichos hombres libres ni entrar en contacto con ellos. Una organización es necesaria. Nada se puede lograr sin cierta organización. Entonces el trabajo comienza habitualmente en un grupo pequeño. Este grupo, por lo general, está conectado con una serie de grupos análogos, de diferentes niveles, cuyo conjunto constituye lo que se puede llamar una “escuela preparatoria”.
Así que la primera meta de un hombre que comienza el estudio de sí debe ser incorporarse a un grupo. El estudio de sí sólo puede realizarse en grupos debidamente organizados. Un hombre solo no puede verse a sí mismo. Pero cierto número de personas unidas para este fin, se ayudarán mutuamente. Una característica típica de la naturaleza humana es que un hombre siempre ve los defectos de los otros más fácilmente que los propios. Al mismo tiempo, en la senda del estudio de sí, uno aprende que uno mismo posee todos los defectos que encuentra en los demás. Hay así muchas cosas que no ve en sí mismo, mientras que en otros comienza a verlas. Por tanto, los otros miembros del grupo le sirven de espejos en los cuales se ve a sí mismo.
Entonces, en el estudio de sí mismo, hay tareas generales que se dan al grupo, considerado como un todo; entonces es el grupo entero el responsable de su realización. Pero además de estas tareas generales, más tarde, cada alumno recibe sus propias tareas individuales, las que corresponden a su tipo y a su rasgo más característico; estas tareas tienen como fin darle ocasión de luchar con más intensidad contra su “defecto principal”.>> (Por Ouspensky en «Fragmentos de una enseñanza desconocida».)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *